Valencia se convierte en el epicentro de las nuevas misiones espaciales contra el cambio climático

València es esta semana el epicentro internacional de las nuevas misiones espaciales al acoger un encuentro de expertos en la observación de la Tierra con satélites hiperespectrales de última generación que presentará el resultado de estas misiones, que ahondan en los efectos del cambio climático.

Más de 250 investigadores de todo el mundo, entre ellos científicos de la ESA (European Space Agency) y de la NASA (National Aeronautics and Space Administration) se darán cita durante tres días en el 13 EARSeL Workshop on Imaging Spectroscopy, que acoge la Fundación ADEIT y se celebra por primera vez en España.

El encuentro está liderado por el grupo de investigación Image Processing Laboratory de la Universitat de València (UV) y cuenta con la participación de la ESA y la NASA, así como de centros de investigación y universidades de Europa, líderes en técnicas espectroscópica, de Estados Unidos, la India, China, Japón y Australia, entre otros países.

Interoperabilidad de las agencias espaciales

El catedrático de Física de la Tierra de la UV y coordinador de este grupo de investigación, José Moreno, ha explicado a EFE que confían en llegar al jueves «con alguna conclusión sobre cómo mejorar la interoperabilidad y que todas las agencias espaciales se coordinen para que sus datos sean útiles».

«La idea es que todos los satélites actúen de forma coordinada porque, al final, el objetivo último es estudiar el cambio climático pero no serviría de nada si cada agencia da los datos por su cuenta», ha sostenido.

El objetivo es presentar los resultados de las nuevas misiones espaciales a través de espectroscopios llevadas a cabo por los centros de investigación especializados en analizar los cambios que se producen en la Tierra y la salud de nuestros ecosistemas, con especial atención al estudio de los efectos del cambio climático.

Moreno ha asegurado que València tiene «históricamente bastante importancia en este desarrollo» -llevan dos décadas trabajando en ello- y es un «éxito» que los líderes de las principales misiones espaciales del mundo para ver la química de la superficie de la Tierra se den cita en este congreso».

Ha detallado que cuatro misiones ya en marcha y que dan datos en los últimos años y otras dos, de la ESA y la NASA, «son las que realmente van a proporcionar datos de forma operativa».

«Se han lanzado satélites y dos instrumentos nuevos que vuelan junto la estación espacial internacional que ya están dando datos pero son trabajos aún  para probar la nueva tecnología. En unos años, se lanzarán los satélites que ya darán los datos de forma de forma sistemática», ha añadido.

Lo que hacen, según el experto, es «ver los resultados de los sistemas que ya están volando y luego el estado de la preparación de los que se van a lanzar en los próximos años».

La composición química de la superficie terrestre

Todas las misiones en general, ha apuntado, estudian los fenómenos ambientales o el cambio climático en la Tierra pero la «particularidad» de las misiones que se evalúan en València es que «estudian la química de los materiales de la superficie terrestre».

Eso permite «ver más allá de espectro visible» y «dar un paso más» a nivel científico y de aplicaciones, ya que estos nuevos satélites que incluyen todas últimas novedades tecnológicas permiten «mejorar los modelos de cambio climático y poder predecir qué va a pasar en un futuro con más precisión que ahora», así como detectar las necesidades con más antelación.

InfoSOS, por un mundo sostenible.