Congreso de la SEAE: «La producción ecológica supone una gran oportunidad para la sostenibilidad de la alimentación»

Durante el VII Congreso Valenciano de Producción Ecológica celebrado en la Escuela Superior Politécnica de Orihuela de la Universidad Miguel Hernández, se ha puesto de manifiesto la gran oportunidad que supone para los agricultores y ganaderos la sostenibilidad en la alimentación. El congreso ha sido organizado por la SEAE (Sociedad Española de Agricultura Ecológica)

El objetivo ha sido desgranar la actualidad del sector pero sobre todo, su futuro. Y para ello, se han analizado como eje transversal las principales políticas agrarias europeas y el modo en el que afectan todos los eslabones de la cadena agroalimentaria, principalmente a quienes se dedican a la pequeña y mediana agricultura y ganadería ecológica. 

Así pues, se ha hablado de la PAC (Política Agraria Común) y de cómo encaja la producción ecológica en los diferentes pilares; del Pacto Verde Europeo y el Reglamento sobre el Uso Sostenible de los productos fitosanitarios, ambos tan mermados de ambición en las últimas decisiones del Parlamento Europeo; de las Nuevas Técnicas Genómicas y las amenazas directas a la producción y alimentación ecológicas; o de la implementación del nuevo Reglamento de Producción Ecológica europeo, ahora ya casi un año en marcha. Además, se ha debatido sobre otro tipo de dificultades (como la burocracia, el relevo generacional, el reconocimiento del sector…) a través del testimonio de agricultores/as y ganaderas en la “mesa prismática”.

El congreso ha sido inaugurado por Antonio Bernabeu Santo, Diputado Provincial de Infraestructuras y Alcalde de Cox (Alicante) quien ha destacado la importancia de este sector en alza y la celebración de este tipo de eventos que permiten el intercambio de conocimientos entre generaciones para la continua mejora del sector. 

En esta mesa inaugural también ha intervenido Vicent Faro, presidente del Comité d’Agricultura Ecològica de la Comunitat Valenciana (CAECV). Ha resaltado que “quienes producimos en ecológico estamos dando ejemplo día a día, somos un sector con principios. Se trata de una agricultura profesionalizada, que tiene como seña de identidad la protección y  el cuidado del medio ambiente, de los suelos, la biodiversidad, la no contaminación… en conjunción con el ámbito social porque este sector destaca por su juventud”.

Por su parte, Concha Fabeiro, presidenta de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica y Agroecología (SEAE) ha subrayado “la gran oportunidad que supone la producción ecológica para la verdadera sostenibilidad de la alimentación, aunque el término sostenibilidad ha quedado vacío de tanto usarlo en vano. Además, parece que en la actualidad se apuesta por innovaciones basadas en transgénicos y en la digitalización, pero pensar que eso será lo que salve al campo es un error. Todo nuevo conocimiento es necesario aunque debe convivir con un entendimiento social del territorio, ligado a la cultura y patrimonio de cada lugar y la producción ecológica para ello es una oportunidad”.

Gema Romero, secretaria de la Escuela Superior Politécnica de Orihuela de la Universidad Miguel Hernández (EPSO-UMH) y profesora del área de Producción Animal ha subrayado el gran compromiso que desde la investigación y la academia de la UMH existe con la profesionalización en producción ecológica, tal y como demuestra la extensa trayectoria del Máster Universitario en Agroecología, Desarrollo Rural y Agroturismo (MADRA), y la representación de Egresados y antiguos alumnos/as, ya  como profesionales, en el evento. 

Se ha puesto cara a experiencias de agricultura y ganadería ecológicas de diversas provincias a través de la “mesa prismática”, un espacio al estilo mesa redonda donde los y las protagonistas han explicado, desde su punto de vista y en primera persona, qué dificultades y oportunidades viven dentro del sector ecológico, desde el emprendimiento al mantenimiento y visión de futuro. 

Han intervenido: 

  • Jose Antonio Rico, agricultor ecológico de uva de mesa de la provincia de Alicante y de la Asociación de Agricultores Ecológicos de la CV (ASECOCV);
  • Marisa Reig, ganadera ecológica de Biograssfed 100% pasto y manejo holístico de Girona;
  • Sandra Butikofer, ganadera ecológica y elaboradora de quesos, presidenta de la Asociación de Productores Ecológicos de Menorca, APAEM
  • Carmen Ibañez, ganadera y agricultora ecológica (producción diversificada desde “El Rincón de los Cerezos”) y una de las impulsoras de la ganadería ecológica de bueyes ibéricos de bellota;
  • Nazaret Mateos, agricultora ecológica e impulsora de Entresetas en Paredes de Navas (Palencia). Ha sido reconocida como la mejor agricultora ecológica de Europa, también premio Mujer Rural (entre otros reconocimientos) y destaca por sus proyectos emprendedores y de innovación como “Refosetas”, regenerando el bosque incendiado de la Sierra de la Culebra (Zamora) mediante el cultivo de setas;
  • Ricard Ballester, técnico de agricultura ecológica en La Unió con una extensa trayectoria en la producción y comercialización de frutas y verduras ecológicas; 
  • Juan José Triana, jefe de sección de Agricultura Ecológica del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA) y gran experto y conocedor de la PAC.

La diversidad de experiencias y miradas, ya sea por el tipo de producción o por la provincia en la desarrollan sus actividades, muestran que a pesar de las dificultades a las que se enfrenta el sector agroalimentario y en concreto el ecológico, hay consciencia de la absoluta prioridad que es seguir demostrando que apostar e impulsar la producción ecológica es una oportunidad y una condición indispensable para el futuro”.

“Ahora sería momento de dedicar un minuto de silencio al Pacto Verde Europeo… uno de sus objetivos, como es la reducción de un 50% del uso de plaguicidas de aquí al 2030, está amenazado con el reciente rechazo del Parlamento Europeo a la Directiva sobre el Uso Sostenible de Fitosanitarios”. Aina Calafat, coordinadora del área de Internacional e Incidencia Política de SEAE, ha explicado que “este Reglamento, que pretendía en cierta medida dar respuesta a lo planteado en el Pacto Verde Europeo se ha descafeinado por el camino. En esta última semana ha quedado tan vacío de contenido que incluso aquellos que lo apoyaban, han votado en contra. Y además, a ello añadimos que se ha caído el Reglamento sobre la limitación del uso de envases plásticos. Hay un ambiente de “falsos sostenibles” en el Pacto Verde, y también, dentro de la PAC”.

En referencia a “la sostenibilidad dentro de la PAC” Calafat ha contado que “luchamos mucho tiempo para posicionar un término como es el de la sostenibilidad pero poco a poco se ha cooptado y vaciado de significado para darle un uso perverso o manipulado. Y eso ha pasado con la “producción sostenible”, donde se ha desvinculado la salud de los ecosistemas y personas (la parte social) de la parte económica. Es decir, la PAC prima ciertas economías como ha desvelado el informe del Tribunal de Cuentas Europeo, que señala que la PAC de las últimas décadas ha contribuido a vaciar los territorios rurales, a aumentarla brecha social entre quienes tienen propiedad de tierras y derechos de producción y a concentrar la propiedad y titularidad de la tierra en pocas manos; desplazando principalmente a la pequeña y mediana agricultura y ganadería, la familiar. Ahora son grandes corporaciones económicas y empresas de servicios las que juegan en el mismo terreno y con las mismas reglas que las fincas familiares y, por tanto, las que concentran las grandes fortunas”.

El investigador del Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (NEIKER), Roberto Ruiz de Arcaute Rivero, ha ofrecido una esclarecedora ponencia sobre las Nuevas Técnicas Genómicas (NTG) o transgénicos de segunda generación, concretamente aquellas contempladas en la propuesta legislativa presentada por la Comisión Europea el pasado 5 de julio y que tiene como objetivo establecer un marco legal para estas tecnologías. 

Ruiz de Arcaute ha recordado que “ya en su día, el sector de la producción ecológica acertó al no aceptar los transgénicos, ya no solo por las connotaciones que tienen sino porque ni siquiera han dado el resultado esperado. Los presentaban como “la gran maravilla”, resistentes a las plagas y enfermedades, al cambio climático, que acabarían con el hambre en el mundo… y ya sabemos que eso no ha pasado. La coexistencia del ecológico con los viejos transgénicos no ha sido posible, y se intuye que será lo mismo con los NTG”. El experto investigador ha destacado que ante la nueva propuesta, “corremos el peligro de no saber si los productos que adquiriremos en un futuro en los supermercados serán nuevos transgénicos o no porque, entre otros temas, se limitarán los requisitos en el etiquetado”. Por eso señala que “necesitamos transparencia y cumplir obligatoriamente el principio de precaución. Ante los posibles riesgos, tomar medidas precautorias es impepinable”.