El incendio de Montitxelvo arrasa 2.500 hectáreas de bosque mediterráneo

El incendio forestal declarado el jueves en el término municipal de Montitxelvo (Valencia), que ha quemado ya más de 2.500 hectáreas de bosque mediterráneo (entre arbolado y matorral) en un perímetro de 60 kilómetros, evoluciona favorablemente y, si no se surge ningún imprevisto, los servicios de extinción confían en estabilizarlo en las próximas horas.

Según Emergencias, se han incorporado dos medios aéreos a las tareas para extinguir un fuego que «evoluciona favorablemente» y que no ha presentado novedad alguna en el transcurso de la noche, en la que se han desarrollado tareas terrestres.

Las zonas más complicadas siguen siendo la cabeza del incendio y el flanco derecho y ya «no hay llama en el perímetro», aunque continúa habiendo «puntos calientes sobre los que se va a trabajar con mayor intensidad», y se insiste en el «repaso del perímetro del fuego para tratar de evitar reigniciones».

Los cerca de 300 recursos de los diferentes servicios que intervienen en los trabajos aprovechan las «ventanas de oportunidad» en las que el viento amaine para intensificar el trabajo de los medios aéreos, y se continuará trabajando con maquinaria habilitando todo tipo de accesos.

Un bombero forestal que conforma el dispositivo de extinción ha sufrido una herida en un ojo y ha sido trasladado por los medios sanitarios al Centro de Salud de Ador.

Una de las claves para controlar el incendio, cuatro días activo, es la meteorología, y la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé cielo poco nuboso o despejado, temperaturas en ligero descenso y, lo más importante, viento moderado a fuerte de componente oeste, con rachas muy fuertes en el interior de la provincia de Valencia por la mañana, amainando a flojo durante la tarde.

Además, están decretados el nivel 3 del Plan Especial de Incendios Forestales, con riesgo extremo en el interior de Valencia y Castellón, y provincia de Alicante, así como riesgo alto en el litoral de Valencia y Castellón; situación 0 del Plan Territorial de Emergencias de la Comunitat Valenciana por vientos en toda la Comunitat, y aviso nivel amarillo por viento del este en el interior de Valencia y Castellón con rachas de hasta 80 kilómetros por hora.

Desalojos y confinamiento

Por lo que respecta a las restricciones en los municipios afectados por el fuego, ya se han levantado en todas las poblaciones menos en Ador, Ermita de Ador y las Urbanizaciones de Montecorona y la Corona, con lo que muchos de los vecinos confinados en sus casas ya pudieron salir a la calle y a los que habían sido evacuados se les permitió volver a ellas, aunque se mantiene la restricción del tránsito por el perímetro del incendio y zonas circundantes.

Así, de las 850 personas desalojadas desde el jueves, los vecinos de Castellonet, Terrateig y Llacuna de Villalonga ya han vuelto a sus casas, mientras que los vecinos de Ador, Ermita de Ador y las Urbanizaciones de Montecorona y la Corona tendrán que esperar a nuevas indicaciones.

Origen de las llamas

La Guardia Civil trabaja con la hipótesis de que el origen del incendio forestal se haya debido al «factor humano», y el president de la Generalitat, Carlos Mazón, ha manifestado que, de ser así, no se trata de un «amateur» sino de «alguien o algunos que saben del fuego» y que las autoridades van a «ir a por ellos», y ha afirmado que la institución que preside va a «seguir esta investigación hasta el final».

Emergencias insiste en que se evite cualquier actividad en la zona relacionada con el senderismo, motociclismo, turismo de montaña y similares, dado que «puede resultar muy peligroso, ya que aún existen puntos calientes» por el efecto de las llamas, además de que el tránsito puede dificultar las tareas de extinción.

La carretera CV-685 permanece cerrada en el tramo entre Ador y la urbanización La Corona, desde el kilómetro 0,800 al 2,800 de esa vía.