Las organizaciones agrarias avisan de la situación «desesperada» entre productores de vino por la sequía

 Las principales organizaciones profesionales agrarias de la Comunitat Valenciana (La Unió Llauradora, AVA-ASAJA, ASAJA Alicante, UPA-PV y CCPV-COAG) y las Cooperatives Agro-Alimentaries han manifestado su «creciente indignación ante la falta de propuestas concretas por parte de la Conselleria de Agricultura para los productores vitivinícolas».

Estos, según denuncian las citadas entidades en un comunicado conjunto, «están sumidos en una fuerte crisis y una situación desesperada».

Según indican las asociaciones, los viticultores habrían tenido una «importante» disminución de los ingresos como consecuencia del incremento de costes productivos y la meteorología adversa, fundamentalmente por la sequía.

En la constitución de la Mesa Sectorial del Vino por parte de Conselleria el pasado 29 de febrero se afirmó que «el sector del vino es estratégico» para la Generalitat «y uno de los pilares básicos de la agricultura valenciana».

Aun así, para las entidades agrícolas esa declaración «no sirve de nada y puede quedarse en papel mojado si no se activan medidas de apoyo urgentes para el sector».

De hecho, han asegurado que, salvo las ayudas anunciadas a la destilación de subproductos de vinificación para la campaña 2023/24, por importe de dos millones de euros, y la apertura de la convocatoria de las ayudas a la reestructuración y reconversión de viñedo, «pocas cosas más» se han hecho.

En este sentido, exigen ayudas directas para paliar las graves pérdidas económicas ocasionadas por la sequía y los efectos de la guerra en Ucrania, ya que «es uno de los pocos sectores que se ha quedado sin apoyos, mientras otras comunidades autónomas sí lo han hecho».

Por ejemplo, han explicado que Cataluña concedió en 2023 un total de 20 millones de euros para sus viticultores para paliar las pérdidas por la sequía con ayudas de 450 euros por hectárea, y el País Vasco otros 7,3 millones por la merma de rendimientos debido a la guerra de Ucrania.

Por este motivo, reclaman aprobar la vendimia en verde (destrucción o eliminación total de los racimos de uvas), como el año pasado, pero usando esta vez la media de rendimientos de las Denominaciones de Origen y no las de cada viticultor.

Organizaciones agrarias y cooperativas piden asimismo flexibilizar el desvío de los fondos sobrantes del PASVE a otras medidas de apoyo, los ecorregímenes para el cultivo de la viña y las restricciones de plazos y condiciones en la poda y la fertilización del cultivo.

Sobre la Política Agrícola Común (PAC), demandan especificar el concepto del pago de las transferencias de la PAC o la posibilidad de ver en una aplicación móvil oficial todos los pagos que un beneficiario está cobrando.

Por último, han propuesto el aumento en todas las pólizas de seguro que tengan cubierto el riesgo de sequía hasta el 70 % del coste a cargo de la subvención de las administraciones, que es el máximo que establece la legislación, y reclaman prorrogar la bonificación del gasóleo B.

«Es necesario que la Generalitat apoye a los productores vitivinícolas, situados la mayoría en zonas de interior desfavorecidas, ya que los costes de los insumos los han aumentado hasta niveles insostenibles, sus producciones se han visto mermadas y además no pueden encontrar una salida normal al mercado», concluyen las entidades.

InfoSOS, por un mundo sostenible.