Más de 40 entidades sociales y vecinales instan a Catalá a no revertir la peatonalización de Valencia

La Trobada Municipalista, plataforma que reúne a más de 40 entidades sociales y vecinales, ha cuestionado las políticas de movilidad de la alcaldesa de València, María José Catalá, por «regresivas» y le ha instado a «no revertir» la peatonalización de la ciudad.

Según un comunicado de la plataforma, portavoces de los colectivos han manifestado su «más absoluto rechazo a la medidas que pretende imponer el nuevo Consistorio de la ciudad de València, que suponen invadir la Plaza del Ayuntamiento con 600 autobuses, eliminando así dicho espacio para el tránsito peatonal»

Además, muestran su «más absoluta repulsa a que pongan en aceras carriles bici que deben ir por calzada, todo ello en beneficio exclusivo del coche privado, aumentando así el riesgo de accidentes para los peatones”, señalan en el comunicado.

Desde la Trobada Minicipalista recuerdan al Gobierno municipal que en 2019 se declaró, por el pleno del ayuntamiento, la Emergencia Climática, comprometiéndose a reducir las emisiones de CO2, dado que València «es una de las ciudades de España con más contaminación medioambiental».

Por dicha razón, señalan que el Consistorio «está obligado por la legislación europea a implementar las Zonas de Bajas Emisiones en el centro histórico de la ciudad, legislación que ha declarado no tener intenciones de poner en marcha, con el perjuicio para la salud de la ciudadanía que ello significa, y la pérdida de Fondos Next Generation que habrá que reembolsar a la Unión Europea».

Los colectivos también valoran la «respuesta de los sindicatos de los conductores de la EMT, exponiendo su total rechazo a circular por la citada Plaza en favor de la seguridad vial».

Finalmente, instan a la «alcaldesa que se dice ‘de todos y de todas’ a reflexionar sobre tan negativas medidas y, por tanto, a no ponerlas en marcha y defender y continuar los procesos de recuperación de la ciudad y de reducción del tráfico privado».