Sergi Campillo: «La Albufera volverá a ser un lago de aguas cristalinas, como lo fue en el pasado»

La experiencia de Sergi Campillo como vicealcalde y concejal de Ecología Urbana en el Ayuntamiento de València le convierte en una opinió a tener en cuenta en cuestiones medioambientales. Además es licenciado en Biología por la Universidad de Valencia (promoción de 2001) y ha trabajado como investigador científico en diversas instituciones valencianas.

La primera pregunta es obligada, ¿Cómo valora su paso por la concejalía de Ecología urbana? «Bueno, esta pregunta debería realizarse a los vecinos y vecinas de la ciudad, porque la autoevaluación por definición no es objetiva. Mi ánimo al pasar por la concejalía era la planificación estratégica del verde urbano, de la gestión de residuos y de la limpieza de la vía pública, además de la gestión adecuada del Parque Natural de l’Albufera en el ámbito de competencias de la ciudad. Y por otro lado, otra gran objetivo era renovar los contratos de limpieza y recogida de residuos, así como el mantenimiento de la jardinería y del arbolado urbano de València».

Has afirmado que «el proceso de renaturalización es imparable”. ¿Sigue siendo optimista? «Sí, sigo siendo optimista, aunque ahora el nuevo gobierno sea muy poco sensible a estas cuestiones. Entre otras cosas, porque muchos proyectos tenían financiación europea como el proyecto de renaturalización de la ciudad (4 millones de financiación europea), donde se van a instalar más de 100 puntos de fomento de la biodiversidad por toda la ciudad. Además, cada día la gente está más concienciada y exige más acciones a favor de la biodiversidad, también en las ciudades. Aun con un gobierno tan de derechas y tan poco valiente en políticas verdes como el que tenemos ahora, la biodiversidad seguirá abriéndose paso en nuestra ciudad».

Campillo valora el estado actual de La Albufera como «un lento proceso de recuperación. Más lento del que debería pero con cambios apreciables en cuanto a su mejora ambiental. Hace un par de años llegamos a un acuerdo histórico para que la Confederación Hidrográfica del Júcar aportara el agua necesaria para su mantenimiento aunque ha sido parcialmente incumplido, y además se están acabando las obras de una serie de tanques de tormenta que captarán mucha más agua contaminada que actualmente entra en el parque natural. Aun así, queda mucho camino por recorrer para llegar a su estado ecológico adecuado pero si se sigue manteniendo la mejora, l’Albufera volverá a ser un lago de aguas cristalinas, como lo fue en el pasado».

El de Compromís afrontó una serie de mejoras en la cantidad y calidad de los parques de la capital del Turia. «Para tener una planificación a largo plazo en cuanto al verde de nuestra ciudad, realizamos y aprobamos el Plan Verde y de la Biodiversidad de València (www.plaverdvalencia.com). En este plan se establecen los objetivos en cuanto a la calidad y a la cantidad del verde urbano en nuestra ciudad. Durante los 8 años de gobierno progresista de Joan Ribó abrimos numerosos parques urbanos y de barrio en nuestra ciudad, pero el Plan Verde nos da una idea precisa de a dónde queremos ir en las próximas décadas. Si actualmente la ciudad cuenta con aproximadamente 5 millones de metros cuadrados de zonas verdes, todavía tendríamos que aumentar 2 millones más para situarnos en el estándar europeo», explica el exconcejal.

La gestión de la limpieza urbana

Los problemas de la gestión de residuos en las grandes ciudades es algo con lo que tuvo que lidiar en su estancia en el Ayuntamiento de Valencia. «Como la mayor parte de las urbes mediterráneas y del sur de España, València, tiene problemas de limpieza porque las precipitaciones son escasas y por tanto, no ayuda en la gestión de la limpieza urbana. En todo caso, la ciudad ha hecho grandes esfuerzos en los últimos años en cuanto a campañas de educación ambiental».

Campillo añade que «de hecho, el cambio a mejor en separación de residuos fue muy importante hasta llegar en 2022 a cumplir con la normativa europea actual. Entre lo que separan los vecinos y vecinas en los diferentes contenedores de reciclaje y lo que separan las plantas de la EMTRE (www.emtre.es) llegamos al 50% de residuos correctamente separados y recuperados. En todo caso, todavía queda mucho camino por recorrer en este sentido pero las ciudades no tenemos competencia por ejemplo, para imponer la generación de menos residuos. Eso depende fundamentalmente del gobierno central y del autonómico».

El político de Benimaclet es optimista con los trabajos que se están planificando para que el río Turia vuelva a tener una conexión con el mar. Sobre si sucederá, responde que «por supuesto y lo veremos en unos años. La Confederación Hidrográfica del Júcar está en estos momentos a punto de licitar la redacción del proyecto para conectar el río Turia con el mar por el nuevo cauce, y convertir lo que ahora es simplemente un espacio degradado en un verdadero río restaurado. Una obligación para que el río vuelva a conectarse con el mar, permitir el paso de especies y además, restaurar una zona degradada y resarcir en parte a los vecinos del sur de la ciudad, que padecieron esta megainfraestructura de protección frente a inundaciones de la ciudad de València».

Artículo de Richard Escriche.

InfoSOS, por un mundo sostenible.